La medida gerencial devino de la advertencia sobre el vencimiento de morteros que podían usarse para la reparación de los hornos de cocción y la solicitud de una auditoría en la productora de ánodos de carbón.